Medallaschile

Medallaschile
Se permite la reproducción de las imágenes y contenido de este blog indicando su origen.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Doblando el Cabo de Buena Esperanza

Medalla 
La Era de los Descubrimientos fue el periodo histórico que se concentró principalmente en el siglo XV, llegando hasta mediados del XVI, producto fundamentalmente  de las exploración y descubrimiento de los reinos de España y Portugal, las cuales fueron verdaderas aventuras épicas debido a lo precario de los medios utilizados. En aquella época la navegación marítima presentaban grandes carencias, existía un desconocimiento de rutas, vientos y corrientes, además del la poca o nula información de los nuevos territorios, lo cual impedía tener puntos aprovisionamiento, mano de obra y descanso. Los navíos de la época eran muy poco resistentes, mas adecuados para mares como el mediterráneo que para los océanos, los navegantes solo se guiaban por brújulas muy rudimentarias y las estrellas (hemisferio norte), por lo que determinar la ubicación de las naves era muy imprecisa. La alimentación de la tripulación resultaba inadecuada para largas travesías, el escorbuto era común en los marinos de la época, además la higiene y las condiciones de vida a bordo eran malas. 

Sin embargo, impulsados por la esperanza de obtener fortuna personal, materias primas muy valoradas en los mercados, fundar una nueva sociedad o acrecentar los territorios de sus respectivos gobernantes, aquellos hombres realizaron expediciones que ensancharon el mundo conocido por los europeos y a menudo negativas consecuencias para los pueblos descubiertos y conquistados debido al choque cultural, las guerras y sobre todo las nuevas enfermedades.

Detalle 1
Dentro de todo el desconocimiento de los europeos de los nuevos mares y tierras, se habían tejido una serie de mitos sobre estos lugares, reinos llenos de riquezas y maravillas que esperaban por los nuevos conquistadores Pero la navegación también tenia los suyos supersticiones, grandes monstruos marinos, tormentas enormes, la furia de seres mitológicos Sobre este ultimo punto trata la medalla que presento.

Los portugueses fueron pioneros en la exploración de las costas africanas en busca de una ruta a la India, pero solo en 1487. Bartolomé Díaz pudo alcanzar el cabo de Buena Esperanza, el cual él denominó Cabo de las Tormentas, por las dificultades que le llevo alcanzar y sobrevivir a este punto.

Detalle 2
La medalla nos muestra dos naves portuguesas navegando bajo una fuerte tormenta creada por el gigante Adamastor; ser mitológico referido por Luís da Camoes en su obra Os Luisíadas; para impedir el avance de los marinos. De la cabellera de este Titán surgen feroces vientos y olas, así como de sus barbas parecen surgir gigantescas criaturas capaces de destruir un barco. Esta fue la representación que Camoes trató de dar a las fuerzas de la naturaleza, uniéndolas con los mitos de la época.

En la medallistica portuguesa a aprovechado magistralmente el relato de Os Luisíadas y Adamastor para acuñar motivos marinos entorno a la navegación como los siguientes:



Medalla : Cruce del Cabo de Buena Esperanza
Anverso: La figura de Adamastor provocando una tormenta a las naves de Bartolomé Diaz que tratan de circunnavegar las costas africanas.
Reverso: Ventana de estilo manuelino del Convento de Cristo, en Tomar. En la parte superior DORAGEM DO/ CABO DE BOA ESPERANÇA/ 1487.
Grabador: F. Fonseca
Diámetro: 59,9 mm
Metal:  Bronce
Peso: 84,5 gr.

Otras Medallas:
Las tres primeras medallas relatan el encuentro que imaginó Camoes del gigante Adamstor con Vasco de Gama en su viaje a la India. Esto se relata en el Canto V  a partir de la estrofas XXXVII, del cual solo expondré un extracto:



XXXIX.
«Y no acababa yo, cuando figura
En el aire se vió robusta y válida,
De deforme y grandísima estatura,
De rostro pavoroso y barba escuálida,
De ojos, que en cueva están, y de apostura
Espantable y de piel cetrina y pálida;
Algas lleva del pelo en los anillos,
Y en negra boca, dientes amarillos.
XL.
«Tan grande era de, miembros, que bien oso
Certificarte que este era el segundo
De Rodas extrañísimo Coloso,
Que uno de los milagros fue del mundo:
Nos habla en son de voz tan espantoso,
Que parece salir del mar profundo;
Y a todos, al oírle solo y vello,
Se nos rigen las carnes y el cabello


Las medallas están acuñadas en bronce y tienen los siguientes diámetros 55 mm; 60 mm; 60 mm y 80 mm.
En cuanto a los grabadores estos son: Cabral Antunes; A. Candido; Cabral Antunes y Joao Gomez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, cualquier comentario es bienvenido