Medallaschile

Medallaschile
Se permite la reproducción de las imágenes y contenido de este blog indicando su origen.

viernes, 14 de marzo de 2014

Diego Portales Palazuelos

Medalla 1
Nació en Santiago el 15 de junio de 1793. Era hijo de José Santiago Portales Larraín y de María Encarnación Fernández de Palazuelos. Estudió humanidades en el Colegio Carolino, donde aprendió el latín con alguna perfección. En agosto de 1813, cuando abrió sus puertas el Instituto Nacional, Portales fue uno de sus alumnos fundadores, y permaneció en él hasta su clausura en octubre de 1814, habiendo alcanzado a rendir exámenes de filosofía y derecho natural. Su padre lo instó para que siguiera la carrera de leyes y alcanzó a estudiar un año de derecho, pero al poco tiempo se empleó en la Casa de Moneda como ensayador de metales.

El 15 de agosto de 1819 se casó con su prima Josefa Portales y Larraín, la cual falleció en 1821. La pérdida de su esposa, a la cual amaba con todo su ser, produjo una honda transformación en su ánimo, y se hizo la promesa de permanecer célibe. De jovial y chistoso se convirtió en un misántropo. Buscó el lenitivo de la religión y se hizo penitente; visitando las iglesias diariamente. 

Motivado por la fuerte atracción que le generaban los negocios particulares, en 1822 creó con su amigo y socio José Manuel Cea, la empresa de comercio internacional Portales, Cea y Cía. Sin embargo, esta experiencia no obtuvo el éxito esperado y, en 1823, debió ingresar a trabajar en la cosa pública. Al año siguiente conoció a la joven peruana Constanza de Nordenflycht, mujer con quién tuvo una larga relación que aunque nunca se transformó en matrimonio (Portales para entonces ya era viudo de Josefa Portales, una prima hermana con la que estuvo casado entre 1819 y 1821, y con quien no tuvo descendencia). Esta relación dio origen a tres hijos, los que según Portales resultaron ser “inocentes frutos de mi indiscreción y juventud”.

Medalla 2
En 1824 la empresa Portales, Cea y Cía., a través de una licitación donde sólo participó ella, se adjudicó por una década el monopolio de la venta de tabaco, naipes, té y licores extranjeros. Cuatro años después, y producto de la mala imagen que Portales tenía tanto por su vida privada como por su manejo de la empresa entre la clase política, el Congreso Nacional decidió terminar el contrato, debiendo el Estado indemnizar a la empresa de Portales, generando con ello grandes ganancias económicas para los socios. 

A partir de entonces se abocó a atacar a los integrantes del bando pipiolo, lo que lo llevó días antes de la batalla de Lircay, y sin necesidad de abandonar sus negocios particulares, a ser ministro del Interior, Relaciones Exteriores y de Guerra y Marina de los presidentes José Tomás Ovalle y José Joaquín Prieto, con un breve intervalo como gobernador de Valparaíso. Fueron los cargos de ministro los que le permitieron desplegar toda su influencia, transformándose en el hombre más poderoso del gobierno, incluso por sobre el presidente. Desde ahí creó las Guardias Cívicas con las que pretendió moralizar la sociedad y que fueron fiel reflejo de la progresiva dureza y rigidez con que ejerció el poder.

La fuerte represión impuesta durante esos años, además de la impopularidad que hasta entonces tenía entre la sociedad chilena el conflicto con la Confederación Perú-Boliviana, llevó a un grupo de militares encabezados por el coronel José Vidaurre a sublevarse en Quillota contra el ministro Portales, a quien apresaron y fusilaron en Valparaíso, dándole muerte el 6 de junio de 1837.

La Real Imagen de Diego Portales
Obelisco en Valparaiso
Era de porte mediano, delgado, de ojos claros y finas manos de señorito. Tampoco hay que fiar de sus retratos, basados todos en el de Domeniconi, cuyo boceto se hizo después del asesinato de El Barón sobre su cadáver desangrado y desfigurado por las heridas. Influido por dicho cuadro, Vicuña Mackenna le atribuía una piel pálida, cuando el carácter y temperamento inducen a pensar que la tenía sanguínea y exuberante. Y nada de su peculiar manera de ser captaron tampoco el pintor ni el escultor. Era de índole pícara, risueño entre los amigos, dicharachero, bromista, zumbón y mal hablado: la antítesis del pavo real que ha solido campear en nuestra arena política. De su persona, sin embargo, emanaba una misteriosa corriente de sugestión; fenómeno observado por Zapiola, quien refiere que en la famosa tertulia del escaño de piedra de la Alameda los oyentes imitaban inconscientemente sus gestos y posturas. Cita: Enrique Bunster, Crónicas Portalianas, Editorial del Pacífico, 1977.

Mas Información: Memoria Chilena. - Muerte - Don Diego Portales: juicio histórico (B. Bicuña Mavkenna)

Medalla 1:  Centenario de su Fallecimiento
Anverso: Busto a la izquierda del ministro. En el contorno EL GOBIERNO DE CHILE A LA MEMORIA DE DON DIEGO PORTALES.
Reverso:  En la mitad superior del campo escudo de armas de Chile, bajo este PRIMER CENTENARIO/ DE SV MVERTE/ 6 DE JVNIO DE 1937. En la parte inferior rama de olivo.
Grabador:  Rene Thenot
Diámetro:  50,0 mm
Metal:  Plata
Peso: 64,0 gr

Medalla 2
Anverso: Busto de semiperfil a la izquierda del ministro con tenida formal. En el contorno DIEGO PORTALES.
Reverso:  En el contorno CONFEDERACION GREMIAL DEL COMERCIO DETALLISTA DE CHILE. En el campo el logotipo de asociación.
Grabador:  Casa de Moneda
Diámetro:  37,8 mm
Metal:  Plata (fondo espejo)
Peso: 15,2 gr

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Te sugiero buscar precios en paginas especializadas en ello, este es un blog de difusión.

      Eliminar

Hola, cualquier comentario es bienvenido